El Monte Nemrut Dagi, Turquía.

ForoFreelance Foros General El Monte Nemrut Dagi, Turquía.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
  • Autor
    Publicaciones
  • #11222

    Ruteros
    Participante
    @ruteros

    Record +7

    Monte Nemrut Dagi Turquia

    En la montaña de 2.134 metros de altitud del sureste de Turquía, a unos 40 kilómetros al norte de Kahta, en una zona conocida como el Altiplano Armenio, descansan las ruinas de la tumba mandada construir por Antíoco I, gobernante que ocupó entre los años 69 y 34 A.C. el trono de Comagene, un reino creado al norte de Siria y del Éufrates tras el desmembramiento del imperio de Alejandro Magno. Siguiendo el mismo linaje cultural greco-persa de sus soberanos, fue este visionario emperador el responsable de la edificación del majestuoso santuario del Nemrut Dagi, un enclave elevado y sagrado para estar lejos de los hombres y cerca de los dioses.

    Este monumental mausoleo mide cerca de 50 metros de alto y tiene tres escalonadas terrazas que se adornaron con colosales esculturas de las deidades del Olimpo; curiosamente, en la zona más occidental se puede observar a Antíoco estrechando la mano a Apolo ante Zeus y Heracles.

    En el pasado, los peregrinos debían ascender al templo siguiendo un camino procesal que los llevaría hasta la parte más oriental, donde se encontraban con cinco estatuas de diferentes dioses de casi 9 metros de altura, flanqueadas por un par de águilas, consideradas como las mensajeras divinas, y dos leones, los guardianes del santuario.

    En los diferentes tronos se encontraban, de derecha izquierda, Mithra, la protectora de Comagene; Zeus, supervisor del universo; seguido por el monarca Antíoco I; y, finalmente Ares. La imagen del mandatario estaba situada como un igual entre el resto, a su mismo nivel y altura.

    Podemos afirmar que las tallas han llegado hasta nuestros días en muy buen estado de conservación, aunque, probablemente a causa de los terremotos, las cabezas y los cuerpos yacen separados. Con el pasar de los años, las primeras fueron colocadas a los pies de los torsos sentados. Diversos estudios confirman que existe un origen dual de los dioses, ya que poseen atuendos y peinados persas, pero facciones griegas. Finalmente, la terraza se completa con una plataforma de piedra caliza que era utilizada durante las ceremonias como altar.

    Adaptado ligeramente al terreno, el mirador oeste es casi idéntico al antes mencionado. Las mismas representaciones están ubicadas con análoga distribución.

    En la parte posterior de los pedestales se pueden encontrar varias inscripciones en griego con diferentes mensajes. Estos escritos se conocen como la ley divina de Antíoco, proclamada por el monarca pero proveniente del poder de los dioses, con la que pretendía revelar al “pueblo de Comagene, a los extranjeros, a los reyes y gobernantes, a los hombres libres y a los esclavos, a todos los que forman parte de la humanidad y solo se diferencian por nacimiento o destino”. A modo de testamento, pide a “todas las futuras generaciones de hombres que posean esta tierra” que respeten esta “ley sagrada”.

    Además de mostrar su agradecimiento a las divinidades y a sus gloriosos antepasados, se detallan las normas y mandamientos del país y se describen las celebraciones que se llevaban a cabo en el monte, anual y mensualmente.

    La disposición de las esculturas se conoce con el término hierotesion. Se han descubierto emplazamientos similares en Arsameia, Nymphaios, con la distribución del padre de Antíoco, Mitrídates I de Comagene.

    La más profunda convicción del primero era que “la piedad es no solo la posesión más importante que los hombres pueden obtener, sino que además es la que proporciona el gozo más profundo”. Por esta razón, cuando recibió el mando de las manos de su padre, anunció que Comangene se convertiría en “la morada común de todos los dioses”.

    En la finalización de su mandato, Antíoco I designó a su hijo Mitrídates II como su sucesor, pero con el paso de los años, Antíoco III, último heredero de Comagene, apenas pudo sostener la independencia de sus tierras, las cuales, después de su muerte, fueron adheridas a la provincia romana de Siria. Tristemente, durante muchos años Antíoco I y su imperio permanecieron en el olvido y, en la época en la que el cristianismo ocupó la región, atribuyeron la construcción de la estructura al legendario Nemrod. Sin duda, un lugar místico por descubrir.

    El santuario de Nemrut era utilizado en muchas ceremonias religiosas que se llevaban a cabo durante el año o banquetes en honor a personajes ilustres que habían fallecido recientemente. Las dos celebraciones más importantes acaecían durante el día 10 de la luna de diciembre en el calendario macedonio y el de la luna del 16 de julio. Ambas fechas representaban la efeméride de la coronación de Antíoco I y del “nacimiento de su cuerpo natural”, respectivamente. Estos festivales se desarrollaban anualmente y durante dos jornadas se paraba toda la actividad.

    Como parte de estos rituales, los sacerdotes, vestidos al estilo persa, adornaban con coronas de oro las cabezas de los dioses, ofrecían sacrificios en los altares situados a los pies de las figuras, y les realizaban ofrendas de incienso o hierbas aromáticas. Además, animaban a los súbditos a disfrutar de la comida y el vino mientras escuchaban las melodías sacras que tocaban los músicos del templo.

    Siglos después, en el año de 1881, el ingeniero alemán Karl Sester descubrió el Altiplano Armenio, territorio que actualmente se conoce como Turquía, cuando evaluaba la construcción de nuevas rutas de comunicación para el Imperio Otomano. Pero ya hacía cientos de años que Nemrut Dagi sucumbía a la decadencia. Sólo la gente de los alrededores sabía de su existencia, así que fueron ellos los que informaron al germano de unas misteriosas estatuas descabezadas en la cima de aquella montaña perdida.

    Después de escuchar las historias, mitos y tradiciones referentes al monte Nemrut Dagi, Sester excavó el panteón ese mismo año. Sin embargo, los hallazgos posteriores no han logrado situar el sarcófago de Antíoco, aunque todavía se cree que se trata del lugar de sepultura del rey. Finalmente, en 1987 la Unesco catalogó el monte Nemrut como Patrimonio de la Humanidad.

    http://www.ruteros.org

    - Valoraciones -
    2 votos, promedio: 5,00 de 52 votos, promedio: 5,00 de 52 votos, promedio: 5,00 de 52 votos, promedio: 5,00 de 52 votos, promedio: 5,00 de 5
    2 Votos (5,00/5)
Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate. Entrar & Registro